Jaume Reixach: "Andorra era un cajero automático para los Pujol"