Según la policía, la camiseta de Asunta tenía restos de semen y no pertenecen al padre