Sisante, un pueblo políticamente ejemplar