Llamazares: “Una obsesión, como no se puede devaluar la moneda, es devaluar el empleo”