Una furgoneta de destrucción de documentos confidenciales, en la sede del PP