Los sorprendentes errores del primer informe en el caso Bretón