Así era el botín del robo del Códice Calixtino