Laura, estudiante de veterinaria: “Si creéis que el toro no sufre, me cambio por él”