¿Seríamos capaces de transferir nuestra conciencia a un dispositivo y seguir siendo nosotros mismos? Ángel Nieto tiene las claves del posthumanismo