Carrie tiene la oportunidad perfecta para vengarse de Brody