Fara y Quinn siguen la pista de Haqqani