Brandock y Anto, la atracción de un pueblo manchego