Marc tiene 12 años, lucha contra el cáncer y tiene algo que decir a los adultos