María Rosa nació con un cuerpo equivocado y decidió cambiar con 60 años