Tury, el Robin Hood de los taxistas