Otro de los grandes inventos de Alberto: una caja vacía pero llena de amor