Así son los tres primeros componentes del gabinete de Trump: extremistas y racistas