Esperanza Aguirre compara la gestión de la contaminación en Madrid con Chernóbil