El negocio no está en los masajes, sino en lo de almacenar trastos