Héctor deja de pensar en sí mismo y se enamora de la forma en que le trata Petra