Julio, preocupado por un granito de nada