Primicia mundial: “Tito tiene que estudiar”