¿Apadrinar a un niño o comprar unos palos de golf?