Así fue el dispositivo policial que se montó para pillar al asesino