Riglos y Lady Halcón eran radioaficionados y se hicieron amigos a través de las ondas