Mou, detenido por su perro