Alta cocina, alta exigencia: "No quiero escuchar el ruido de ningún plato, carajo"