La angustia de Pedro: entró sano en la cárcel y ahora no puede ni andar, ni hablar