¡Cuidado con la escupidera!