Comemos una tortilla de 1.000 dólares con Laura en Manhattan