La surrealista historia de la galleta de la suerte de Rafa: “Vas a morir”