Natalia se reencuentra con su amor platónico de la infancia y descubre que son “los besos de mariposa”