Miguel, sorprendido: “Me ha tocado la que baila… ¡Tierra trágame!”