Cristina, aburrida: “Tengo más diálogo con mi perro que con él”