Conchi y la realidad del romanticismo acuático: “Eso de tener el grifo en la espalda, no”