Walter y Silvia pueden “coexistir” pero poco más: “Me gusta la gente que come de todo y a la que le gustan las bromas”