El dinero no lo es todo y Ana Dubai lo sabe: “La mitad de mi corazón está vacío, pero la otra está llena de lujos”