Ana, a Ramón: “No eres para mí te meriendo vivo”