El equipo amarillo se despide con la cabeza alta