La dichosa altitud que debían escalar