Lujo, manjares y tensión en la cena del hotel