Los morados rompen la 'hegemonía-Premium' de los toreros