Los concursantes empatizan con los dromedarios