Así se le quedó la cara a Inglaterra después de fallar un mano a mano y de que no le pitaran un penalti