Alemania se pasa a las patadas: tres amarillas en cinco minutos