El plan de Alemania para desactivar a España: juego sucio y dureza alemana