Hay tiendas españolas que acumulan 300 cachorros para vender sin control