Un alto porcentaje de falsificaciones entran en España por el puerto de Valencia