La mediación con un okupa termina con la retirada de la custodia de sus perros