Mucho del langostino que consumimos contiene un potente químico: el sulfito